dijous, 7 de març de 2013

No pienses en un muro



En el día de hoy hemos entrevistado en el edificio del Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel al Sr. Lior Ben-Dor, portavoz de la Cancillería con una ya abultada carrera diplomática que, además de llevarlo a varias latitudes de este mundo, lo ha convertido en un “todo terreno” de la comunicación política.
¿Cómo darse cuenta que alguien es un 4x4 de la comunicación política? A ciencia cierta es difícil saberlo pero, esto no quiere decir que con determinados recursos no podamos intuir quien es un buen estratega comunicacional y quien no. George Lakoff en su libro “No pienses en un elefante. Lenguaje y debate político” nos brinda unas pinceladas de teoría que tal vez nos ayuden a entender a señores como el que hoy hemos entrevistado.

Los marcos
Durante las dos horas de cordial diálogo hemos tratado buena parte de los temas conflictivos, tanto históricos como actuales, uno de ellos fue el muro de Cisjordania, expresión a la cual respondió definiéndonos que dicho “objeto de contención” no era un muro en sí, sino mas bien una barrera o valla de separación, bajo el argumento de que sólo el 3% era de concreto. Ante la definición que le proponíamos -muro-el nos dio el marco y las condiciones de la discusión -valla-, le hemos dejado discutir en el terreno que él nos llevó y no el que nosotros propusimos nunca hay que discutir con el adversario utilizando su lenguaje, porque implica su marco, no el tuyo” decía Lakoff en su prólogo, bueno, ya hemos comenzado con un 1-0 en contra.

Modelos de família
Otro objeto de análisis en el libro de Lakoff son los modelos de familia, utilizándolos para distinguir las estrategias comunicativas de los conservadores y los progresistas. Distingue entre la familia del padre estricto -conservador- y la familia del padre protector -progresista-, no me pondré a explicar toda la teorización de Lakoff sin embargo, es interesante lo que nos propone en relación al primer modelo de familia.
(...)“En tanto que autoridad moral, ¿cómo actúas con tus hijos? ¿Les preguntas acaso lo que deberían y no deberían hacer? No. Se lo dices tú. Los niños hacen lo que les dice su padre. Sin rechistar. La comunicación se produce en una sola dirección(...) Si esto lo proyectamos a la política exterior, significa que no se puede renunciar a la soberanía(...)No tenemos que preguntarle a nadie más”(...)
Efectivamente, si contáramos las palabras seguramente veríamos que lo más repetido por el Sr. Ben-Dor han sido tres palabras, “Ley y orden”. Con dichas palabras se refería constantemente al “cómo” de las sociedades para que los israelíes estén tranquilos. Es igual si el país aliado es dictatorial, lo importante es la “Ley y el orden” que le pueda dar seguridad al Estado de Israel, de esta manera, todo lo que quede fuera de dicho concepto y su interpretación israelí no solo que no será aceptada sino que ni siquiera será escuchada.

Política exterior
El modelo de familia del padre estricto aplicado a la política exterior no solo no permite desarrollar negociaciones entre partes iguales sino que es una denigración constante hacia aquellos países que evidentemente no están en igualdad de condiciones. Significa un menosprecio constante, este tipo de paternalismo en las relaciones internacionales es un obstaculo intencionado hacia cualquier intento de solución de conflictos y, evidentemente el conflicto de Medio Oriente no es ajeno.
En fín, finalizo con la reflexión de Lakoff sobre lo que debe de ser la política exterior, esperando que las partes en conflicto algún día lo tomen en consideración.
En política exterior, los problemas del mundo no pueden resolverse con iniciativas de un solo Estado. Hay que reconocer la interdependencia global, Estados Unidos será un lugar mejor si el mundo es un lugar mejor. Hace falta una política exterior basada en valores (educación de la mujer, energías renovables, proveer de comida, agua, salud, derechos). Normas morales “nutrientes” (nurturant), protectoras, empatía y responsabilidad, honestidad, interdependencia, violencia mínima. Multilateralismo, interdependencia y cooperación internacional. Una política moral no puede caer en lo que hacen los terroristas, violencia contra personas inocentes”